sábado, 22 de diciembre de 2012

Los ganadores

Los ganadores normalmente son los que menos pedalean, pero cuando pedalean son los que pedalean con más fuerza (The winners usually pedal the least, but when they pedal they pedal the hardest!)

Toda una declaración de aprobación de mi estrategia de chupar rueda todo lo posible :-)

A cuidarse
Javier Arias González

viernes, 21 de diciembre de 2012

Un año en fotos

Impresionates fotos de Veeral Patel publicadas en CyclingTips bajo el título Un año en fotos.

Esta es mi favorita. Muestra la cara de tristeza de Johan Van Summeren (Team Garmin Barracuda) "fallar en la defensa de su título Paris Roubais del 2011".

 Foto de Veeral Patel publicada en CyclingTips
Pero todas son impresionantes, merece la pena pararse a observarlas todas. No te las pierdas, están en Un año en fotos.

A cuidarse
Javier Arias González

martes, 11 de diciembre de 2012

Dando pruebas de mi (falta de) inteligencia, prudencia y sentido de la justicia


¿Qué pasa "biciosos"?

Este domingo, con el jet lag correspondiente al que aterrizó en Londres el sábado viniendo de San Francisco, no se me ocurrió tontería más inteligente que contestar con un "yo voy contigo" a la frase "¿No viene nadie en mi ruta?" de Jim Ley, uno de los chicos rápidos de los Kingston Wheelers.

Pa' mi que me salió el "gallu" que todo asturiano lleva dentro y una vez pronunciada en voz alta y clara tres de las más tontas palabras que he dicho en mi vida no era plan de volverse atrás. Aunque al final sólo fuéramos tres en el grupo; a lo hecho pecho.

Jim se puso a tirar del pelotón de tres y Dave a su rueda. Cuando parecía que Jim se cansaba y el ritmo se volvía humano Dave le adelantaba y se ponía a tirar él. Yo, demostrando que soy más tonto de lo que parezco, entré al relevo dos veces. Era perfectamente consciente de que entrar al relevo era una tontería, pero ayer debía tener el día tonto (puede ser que fuese el jet lag) el caso es que, aun sabiendo que no debía hacerlo, entré al relevo dos veces.

Claro que después de la segunda vez, y una vez que Jim me relevó al frente del pelotón de tres y comprobé que seguir su ritmo me costaba más que ir en cabeza, afirmé para mis adentros "a vosotros os va a dar un relevo rita the singer" (nótese el uso del inglés, incluso en mis pensamientos, más que nada por aquello de que Jim y Dave son guiris).

Sea como sea, "sólo" me descolgaron dos veces. Fue en sendas colinas que ellos subieron al mismo ritmo que llaneaban y yo me vi obligado a subir "ligeramente" más despacio (tengo un gran respeto por la fuerza de la gravedad). Los muy cabrones ni siquiera pararon en la cima de las colinas, pedalearon a ritmo suave para dejar que les alcanzase y en cuanto les dije un "all right" (que, digo yo, quien me manda a mi...) volvieron a poner su ritmo de crucero que para mi era ritmo de "esta tarde te vas a enterar tu de lo que es un dolor de piernas".

Paramos con 70 kilómetros en las piernas. Ellos se tomaron un té y yo un chocolate caliente. Debió ser la activación de las endorfinas debidas al efecto del chocolate porque a la pregunta de Jim "¿cuanto más queréis rodar?" yo contesté "Por mi lo que queráis, yo con estar sobre las 13:00 en casa me vale". ¡Tonto! eso está claro, pero al menos que se note que soy "gallu".

Jim no contestó y no se si me dio más miedo su silencio o el ritmo que puso nada más ponernos en marcha. ¿Pero es que este tío no se cansa?

Juro que yo ya pedía la hora con más insistencia que el Repuscuetes FC ganando 1-0 al Barcelona en el minuto 89 de la final de la champions cuando al entrar en una rotonda la bicicleta de Dave, que rodaba en cabeza, perdió la adherencia y acabó con el pobre Dave por los suelos.

Claro que lo de pobre Dave lo digo ahora, porque en el momento, juro que pensé "Cojonudo, no es más que chapa y pintura, pero ahora moderarán el ritmo". Así de miserables llegan a ser los pensamientos de uno cuando las pulsaciones medias de la ruta están por encima del umbral ese cuyo nombre no me acuerdo ahora.

El ritmo se moderó, más que nada porque Dave no entró a ningún relevo más, y poque daba viento de cara. No fue una moderación espectacular, pero si lo suficiente para que osase adelantar a Dave y ponerme a rueda de Jim. Nos estábamos acercando al sprint de Felix Line y el buitre que habita en mi empezó a barajar la posibilidad de disputarles el sprint. Tenía a uno herido y al otro cansado (Jim debía llevar tirando en cabeza unos 20 kilómetros seguidos), era mi oportunidad...

No me atreví. Jim no esprintó, y saltar de su rueda esprintándole habría sido demasiado rastrero; incluso para mi y mi personal, por decirlo de alguna manera, sentido de la justicia ciclista.

En Hamton Court nuestros caminos divergían, me despedí de ellos y puse rumbo a mi casa. El cuenta marcaba 97 kilómetros y una media de ¡¡¡más de 33 km/h!!!

El Arguedas dice que los últimos kilómetros hay que hacerlos tranquilos para eliminar ¿lactato? Yo los hice tan tranquilo que en los cuatro kilómetros que faltaban hasta mi casa la media bajó hasta los 29,7; que estuviese cansado a lo mejor también tuvo algo que ver, no estoy seguro.

Por la tarde en casa me llamaron robocop, posiblemente por lo ágil de mis movimientos. Por la noche fue la cena de navidad de los Kingston Wheelers. Hablando con Jim me contó que al llegar a casa había cogido a su hija en un carrito (su hija debe tener año y medio) y se había ido a correr 5 kms ¡Empujando el carrito!


A cuidarse
Javier Arias González

sábado, 1 de diciembre de 2012

¿Qué es entrenar?

"Entrenar es principalmente un acto de fe" (“Training is principally an act of faith”)

¡Cuanta razón!

A cuidarse
Javier Arias González

domingo, 25 de noviembre de 2012

Minicrónica de la salida de hoy


Si se suponía que iba a ser una ruta llana, no entiendo que hacemos subiendo todas estas colinas.

No huyáis cobardes que me dejáis el último.

Chocolate de Montezuma en Tanhouse Farm (sin efectos secundarios) y un scorne.
un scorne como este me metí entre pecho y espalda
La calefacción creaba un ambiente tan agradable que casi me duermo.

Son las doce, pa' mi que no llegamos a casa para las 13:30.

Segundo en la subida a Juniper. No quedé el primero porque no sabía donde sprintar (y eso que conozco la subida).

Parecen cansados estos tios, se van a enterar.

Tercero en el sprint de las rotondas. Menos mal que está cerca de casa porque las piernas ya no pueden más.

Ducha, comida y un rooibos. Escribo un mail al pakefte y ahora si que me duermo.

A cuidarse
Javier Arias González

sábado, 24 de noviembre de 2012

¿Cómo es el ciclismo de larga distancia?

¿Qué pasa "biciosos"?

He visto en el blog  Machacas on Wheels la entrada What an Audax is like? de Alberto en la que ha colgado este documental de la BBC que muestra cómo es el mundo de los Audax (o brevets, como se dice al menos por Madrid) en el Reino Unido.

Si, como a mi, te gusta el ciclismo de larga distancia, o si tienes curiosidad por conocer un poco más este tipo de pruebas ciclistas el documental te resultará de interés. Eso si, el documental está en perfecto inglés con una fuerte tendencia a acento del norte, perfecto para practicar tu inglés.


Algunas frases que me han llamado la atención:
  • Faster is harder than longer (Rápido es más duro que por mucho tiempo)
  • A sportive is for people who like to pretend they are racing. An Audax is for people who like to pretend they are not racing. (Una cicloturista es para gente a la que le gusta aparentar que está corriendo/compitiendo. Un Audax es para gente a la que le gusta aparentar que no está corriendo/compitiendo)
  • The thing with Audax is the least disciplined group cycling you'll ever get. (El caso de los Audax es el grupo ciclista menos disciplinado que te puedas encontrar). Eso es lo dicen porque nunca han rodado con el Pakefte

A cuidarse
Javier Arias González

domingo, 14 de octubre de 2012

En algún momento tenía que volver a empezar...

¿Qué pasa "biciosos"?

55 días después de haberme roto el brazo derecho, 48 días después de que me lo operasen y me pusiesen una chapa y siete tornillos de titanio (no lo tenían de fibra de carbono), me decidí a salir a dar una vuelta en bici.

El médico ya me había dado luz verde en la revisión que me hizo tres semanas después de haberme operado, hace 21 días. "Si no te duele y montas con precaución, sin problema".

Pero me dolía... Y no sólo la postura de agarrar el manillar con las palmas paralelas al suelo me dolía mucho, sino que, además, no tenía fuerza en el brazo como para rodar con seguridad. Tocaba esperar...


El caso es que cuando ayer viernes le contaba mis penas y dolores al fisio, él trató de tranquilizarme diciéndome que no me preocupase, que la recuperación iba muy bien; pero que el hueso tardaría en estar totalmente soldado entre 6  y 18 meses. "No cuentes con recuperar toda la movilidad hasta entonces" me soltó.

Tuvo suerte de que antes de que me diese tiempo a procesar la noticia que me acababa de dar añadió: "Lo que te vendría bien sería montar en bici. Las vibraciones que absorvería el brazo estimularán al hueso para que se suelde más rápido".


El brazo me sigue doliendo y todavía no he recuperado toda la movilidad pero si es bueno para la recuperación...

Total que ayer por la noche, como todas las noches antes de montar en bicicleta, preparé los aperos de ciclista. La ropa, el casco, los botellos, el móvil, la cinta para el pulsómetro, ... Me sentía extraño. ¿Coullote largo o coullote corto? ¿Dos capas o tres? ¿guantes largos o cortos?. Dos o tres veces tuve que asegurarme de que lo había preparado todo. He perdido la práctica.

Esta mañana no necesité madrugar. Total, para dar una vuelta corta...

Desayuné y después de desayunar vencí la tentación de volverme a la cama y me puse en marcha.

Salí sin rumbo fijo, pero en dirección a las colinas de Surrey. Y justo llegando a Esher vi que se incorporaba a la carretera un pelotón con 20 ó 30 ciclistas. Los alcancé cuando se pararon en un semáforo.

¡Esta es la mía! ¡A rueda!

Claro que cuando el semáforo se puso en verde se pusieron en movimiento. Y yo también... Sólo que su movimiento era a mayor velocidad de la que yo me esperaba.

Yo me acordaba de que el Arguedas dice que debería rodar con pulsaciones bajas; pero ni Arguedas ni leches, yo apreté los dientes y pedaleé con fuerza para no perder la rueda de las dos ciclistas que cerraban el grupo.

Saliendo de Esher hay tres "repechos" (repecho, en este contexto, es una rampa de unos 100 metros con un desnivel del, digamos 6%). Los conozco bien porque a la vuelta el último de ellos marca el último sprint de la jornada.

En el primero aguanté a rueda. En el segundo no pude aguantar a rueda, pero enganché en la bajada. En el tercero ni pude aguantar a rueda ni pude enganchar en la bajada.

Con las pulsaciones al nivel de la máxima que tuve este verano cuando subí el Angliru, decidí que "mejor dejarles ir y hacer caso al Arguedas". Tramposo con uno mismo que es uno.

Yo tenía pensado rodar tres o cuatro horas. Pero cuando llevaba una hora y vi que ya estaba perdido decidí que el brazo me dolía lo suficiente como para justificar una vuelta a casa con la honra intacta a pesar de haber rodado sólo 20km.

Despacito para estar seguro de no perderme en la vuelta a casa, despacito para mantener las pulsaciones bajas y, en realidad, despacito porque el cuerpo ya no me daba para más... Y aun así, al llegar a los repechos de Esher no pude evitar sprintarme a mi mismo.

Menos mal que gané el sprint.

Llegué a casa y completé 40km de ruta, dos horas de rodar. El brazo dolorido, la forma totalmente perdida pero muy, muy, muy contento de estar de volver a montar en bici.

Y ahora, poco a poco...


A cuidarse
Javier Arias González

jueves, 11 de octubre de 2012

Un casco que avisa de accidentes


Una idea que me parece muy interesante. La empresa ICEdot ha desarrollado un sensor que se acopla en el casco y que detecta cuando tienes un accidente. El sensor se conecta con tu móvil (de momento sólo iPhone) y la aplicación se encarga de comunicar a tu contacto de emergencia tus coordenadas.

Lo explican muy bien en este video (en inglés)


Visto en yorokobu.es (Un sensor en cascos para avisar de accidentes) Gracias Lucía por compartilo conmigo.

Actualización 11/10/2012
Como Frames apunta en su comentario existe una alternativa que no necesita de un dispositivo en el casco y que es válida para teléfonos Android. La aplicación MotoSOS. Una aplicación inicialmente pensada para motoristas pero que puede resultar también útil para ciclistas. La probaré y os cuento.

Entrada copiada de mi blog de ciclismo urbano unciclistaurbano.blogspot.com

A cuidarse
Javier Arias González

miércoles, 10 de octubre de 2012

¿Qué puedes hacer con una bicicleta de 12.000 euros?

¿Qué tal "biciosos"?

De la serie "Mira mama lo que soy capaz de hacer con una bici de carretera", de la que aquí os había presentado un primer capítulo ¿Son resistentes las bicicletas de carbono?, circula ahora por el universo ciclista en internet este video que marca un nuevo límite a lo que la gente es capaz de hacer con una bicicleta de 10.000 libras (unos 12.000 euros).


A cuidarse
Javier Arias González

lunes, 8 de octubre de 2012

John Bornhoft Memorial Climb

La John Bornhoft Memorial Climb es una hill climb (una cronoescalada) a Leith Hill organizada por mi club inglés, los Kingston Wheelers.


78 ciclistas participaron en la edición de este año. Uno de los Wheelers ha editado este video del evento.


Yo este año no he podido participar, y a pesar de que no es una prueba que se adapte a mis características como ciclista (sólo 1.4Km, con una pendiente media del 8%), me apunto el participar entre mis objetivos para el año que viene.

Según el segmento de Strava yo subí esa colina el 1 de Julio de 2012 (yo no me acuerdo) y mi tiempo fue de 6 minutos y 7 segundos, lo que me situa en el puesto 166 de un total de 680 de los tiempos registrados en esa colina a día de hoy, muy lejos de los 3:33 del ganador de este año y más aun de los 3:29 del KOM en Strava.
Gráfico de mi "performance" en mi mejor subida a Leith Hill hasta la fecha
Por aquello de ponerme un objetivo al que disparar trataré de hacer la subida en menos de 5 minutos.

A cuidarse
Javier Arias González

domingo, 7 de octubre de 2012

Custom, hand built steel bicycles for women

A profile of Georgena Terry, founder of Terry Precision Bicycles for Women and designer of custom, hand built steel bicycles for women.

"No woman will ever spent $600 on a bike". Someone got it all wrong.

Make sure you watch it until the end.


Thanks Gines L. Oliver for sharing it with me

Take care
Javier Arias González

sábado, 29 de septiembre de 2012

Mañana salimos, de Jean Bobet

Mañana salimos - Jean Bobet
Segundo libro editado por Cultura Ciclista que leo y segundo libro que me encanta.

La cosa fue así.

Entro en la página del libro en la web de Cultura Ciclista.

Me entero de que Louison Bobet ha sido el primero en ganar tres Tours de Francia seguidos. Yo no sabía quien era Louison Bobet. Su nombre me sonaba, seguramente debe de aparecer en el libro Plomo en los Bolsillos que acabé hace unas semanas, pero no sabía quien era (así de pobre es mi conocimientos de la historia del ciclismo)

Me entero de que Louison tenía un hermano, Jean, que también había sido ciclista profesional.

Jean Bobet escribía esto sobre su obra:
“Mañana salimos”. Con estas palabras mi hermano Louison y yo nos dábamos cita, todos los días cuando éramos corredores, solamente los sábados cuando ya no lo éramos. Montamos en bici hasta sus últimos días porque incluso entonces, sobre todo entonces, era cuando nos entendíamos mejor. Siempre tuvimos necesidad de bicicleta.
La expresión "mañana salimos", me evocó cuando los sábados por la noche preparo mi equipación ciclista porque el domingo salgo, la certeza con la que los sábados y los domingos "se sale" cuando estoy en Asturias. Este simple párrafo y la evocadora foto de la portada fueron razón suficiente para animarme a leer el libro.

Y ne encantó. Así de sencillo. ¡Me enganchó! No podía dejar de leerlo. ¿sabes cuando tienes un libro y no puedes dejar de leerlo? ¿cuando te da pena que se acaben sus páginas? ¿cuando sabes que volverás a leerlo? Eso es lo que ha provocado este libro en mi.

Evita el libro caer en el relato biografico de cualquiera de sus dos personajes principales y se centra más en la crónica de una época dorada del ciclismo magistralmente contada por alguien que la vivió en primera persona. Y eso justamente es lo que engancha. Está tan bien escrito, el autor destila tanto amor por el ciclismo y su posición en los acontecimiento ses tan privilegiada que cualquier aficionado al ciclismo disfrutará leyéndolo.

El libro lo podéis comprar en la página de Ciudad Ciclista, cuesta 13,5€ gastos de envío en España incluidos.

******************************

Dejo aquí algunos párrafos que me han gustado:

"La falta de inclusión o de reconocimiento del ciclismo en el deporte universitario explica la dificultad, y también, hay que confesarlo, la pobreza de su reclutamiento. La escuela y el instituto enseñan, o por lo menos favorecen, la práctica de los deportes colectivos de pelota, como el fútbol, el rugby, el balonmano, el baloncesto y el voleibol. A veces estimulan los deportes individuales, como el atletismo, la esgrima o el judo, más raramente el boxeo. Todas estas disciplinas son fácilmente supervisables porque se desarrollan sobre terrenos de juego bien delimitados y no requieren ningún instrumental particular. Las carreteras peligrosas y los materiales onerosos suponen obstáculos para una enseñanza tradicional del ciclismo de carretera." Una reflexión que creo que compone un acertado diagnóstico de los motivos por los cuales el ciclismo de carretera nunca será un deporte mayoritariamente practicado y, por tanto, seguido.

"Creo sinceramente que la ausencia de pasarelas entre los estudios y la bicicleta priva al ciclismo de una efervescencia mental e intelectual que le vendría muy bien. al acabar el instituto ya es demasiado tarde y demasiado difícil. Demasiado difícil porque, si al fútbol o a rugby se juega, el ciclismo se hace. Un matiz importante. erde un balón no es más que un error que el siguiente balón hace olvidar. Un desfallecimiento en una subida es una condena que la subida siguiente no hará sino confirmar. Es tan duro que a los 18 años es demasiado tarde para introducirse en él. Así que los universitarios se quedan fuera de circulación. Es así como los pelotones se ven privados de maestros, de profesores y, en general, de profesionales liberales.". Que cierta es la importancia de ese matiz (por cierto, yo empecé a montar en bicicleta a los 34 años).

Me encantaron las dos páginas y media que dedica a responder a la pregunta "Qué tiene de placentero la bicicleta?". La voluptuosidad. Yo no habría utilizado esa palabra, pero en la explicación que da retrata un estado que reconozco haber sentido sobre la bicicleta.

Es buenísima su descripción de las sensaciones de un campeón frente al declive físico. No voy a copiar aquí las dos páginas (177 y 178), pero me parece mágico leerlas y creer entender perfectamente que es lo que pasa por la mente y los cuerpos de los campeones cuando se tiene que retirar.

"En nuestras salidas dominicales arreglamos el mundo." Ese soy yo saliendo con los amigos de Madrid o con el grupo de Asturias. Eso es lo que tiene la bicicleta, un deporte que se puede practicar mientras hablas con tus compañeros.

A cuidarse
Javier Arias González


viernes, 28 de septiembre de 2012

Muro di Sormano

1.700 metros.
280 metros de desnivel
17% de pendiente media
25% de pendiente máxima


Cuando veo este tipo de videos yo siempre acabo pensando "Quiero subirlo". ¿Es como para preocuparse doctor?

A cuidarse
Javier Arias González

domingo, 16 de septiembre de 2012

Miedo a las vacaciones

Me pongo a leer el artículo "Miedo a las vacaciones" de Chema Arguedas en la revista Ciclismo a Fondo en el que explica los efectos sobre el cuerpo de las vacaciones y me encuentro con el siguiente párrafo.

Más de 21 días de vacaciones.

Lo bueno de este parón es que no te tienes que preocupar. Porque sí o sí habrás perdido lo que con tanto esmero habías estado creando anteriormente. Como se desprende de los estudios realizados, tus depósitos de combustible o glucógeno se habrán volatilizado y serán menos voluminosos, la concentración de lactato será mucho mayor con menor esfuerzo y su reciclaje será deficiente debido a que los bicarbonatos que neutralizan el ácido láctico han disminuido su concentración. Fuerza y potencia, especialmente esta última, habrá disminuido considerablemente. Consumo máximo de oxígeno (VO2máx), capilarización, corazón, metabolismo, morfología y función muscular están alterados para tu perjuicio.

¡Pero quien me mandará a mi leer este tipo de artículos el día que se cumplen cuatro semanas de parón ciclista!
Mi brazo cuatro semanas después de mi caída
Paciencia, paciencia y más paciencia.

A cuidarse
Javier Arias González

sábado, 15 de septiembre de 2012

Inventando el ciclismo. Charles Terront y la primera París-Brest-París

Inventando el ciclismo - Charles Terront y la primera París-Brest-París
Siendo yo aficionado al ciclismo de larga distancia y habiéndose cumplido apenas un año desde mi primera París-Brest-París no podía dejar pasar la ocasión de leer este libro que me presentó, una vez más, mi amigo Miguel.

Y si de alguna manera tuviese que describir mi experiencia leyendo el libro sería con la palabra "sorpresas".

Sorpresa al descubrir un pedazo de la pre-historia del ciclismo, cuando se corría con biciclos, cuando las ruedas eran macizas, cuando aparecieron las primeras bicicletas y cuando aparecieron las primeras ruedas con aire.
Charles Terront a los 65 años en un biciclo -  wikipedia
Sorpresa al descubrir a Charles Terront, el primer ciclista super-star, totalmente desconocido para mi. Un profesional del ciclismo, orgulloso, competitivo, incluso meticuloso.

Sorpresa mayúscula al descubrir como eran las pruebas ciclistas de la época, carreras de seis días en un velódromo, carreras de mil kilómetros, la Paris Brest Paris y lo populares que eran por aquel entonces,  hasta 50.000 personas en un pabellón para ver una carrera.

Pero sobre todo sorpresa por la sencillez del relato de Charles. La candidez con la que nos cuenta tanto sus victorias como sus derrotas; derrotas que no duda en justificar como el que sabe que si no fuese por el infortunio de turno esa carrera la habría ganado.

Me emocionó su relato de la carrera París-Brest-París, reconocía los nombres de las poblaciones por las que va pasando y me maravillaba que aun en nuestros días, como entonces, la multitud se agolpe para ver a los ciclistas. Me reí con sus consejos para el entrenamiento. Disfruté, en definitiva, de las proezas de este hombre como sólo los relatos que te transportan an otro tiempo y a otro lugar pueden hacerte disfrutar.

En definitiva un libro que te encantará si te interesa conocer mejor los comienzos del ciclismo de competición.

Por cierto el libro está editado por Cultura Ciclista una estupenda iniciativa de Bernat López que se ha propuesto editar los mejores libros sobre ciclismo en castellano. Yo compré Inventando el ciclismo Charles Terront y la primera París-Brest-París directamente en su página web por sólo 10,3€ gastos de envío incluidos.

Os dejo con alguna de las frases que me han llamado la atención:

"Terront hizo los 1.000 kilómetros [de una de las carreras] en 42 horas habiéndose parado 18 minutos en total". Esto es llevar mi estrategia de parar lo menos posible hasta límites que nunca me había podido imaginar.

"Otra lección para mí. Aprendí que en competición no hay rival fácil, y que, si no se está concentrado, te puede derrotar un rival más débil que tú." Que viene a ser el "no hay rival pequeño" que argumentan hoy en día los futbolistas.

"Finalmente, tres días antes de la carrera [la París-Brest-París] hice reposo total, para estar plenanmente dispuesto el día de la salida." Lo que coincide con mi consejo número 14 para la París-Brest-París, "Empieza descansado"

"Cuando el entrenamiento sobrepasa los 50 kilómetros me meto en la cama una hora o una hora y media para provocar la reacción." Charles Terront llamando "la reacción" al proceso de mejora de la forma física que se produce durante el descanso.

"Todos los días después de comer me tomo un vasito de coñac, porque me gusta. Pero nunca tomo coñac por la noche, porque me hace daño. Como se puede ver, mi método es sobre todo racional.". Jajajajaj, la razón al poder.

"Para beber tomo vino, pero con la condición de que sea bueno. Un corredor que no pueda conseguir buen vino haría bien, según mi opinión, en beber solamente té o incluso agua pura.". Jajajaja ya entiendo yo porque los ciclistas ingleses beben té.

A cuidarse
Javier Arias González

Arrepentimientos

¿Qué pasa "biciosos"?
"Te arrepientes más de las salidas que no haces que de las que haces."
Yo se lo leí por primera vez a Maryka en este twit

La idea que está detrás de la filosofía que seguimos en Asturias. Las condiciones climatológicas no son disculpa para no salir. Se sale independientemente del tiempo que haga; y luego, una vez se ha salido, se ajusta la ruta en función de la climatología.

¿Cuantas veces decides no salir porque está lloviendo y luego, un par de horas después despeja y hace un día magnífico para el ciclismo?

Como decimos en el grupo de Asturias. "Salir se sale, luego ya veremos"

A cuidarse
Javier Arias González

martes, 4 de septiembre de 2012

Consejos para la Paris Brest Paris

No es que yo me considere un experto en la Paris Brest Paris y/o en ciclismo de larga distancia. En realidad mi experiencia se reduce a unos pocos brevets (un 200 un 300 y un 400 en el año 2010 y a un 200, un 300, un 400, un 600 en el año 2011 y dos 200 (uno y dos) y un 300 en el año 2012) y a una única participación en la Paris Brest Paris. 11 experiencias, 4.300 km; eso es todo. Pero aun así, quiero reflejar en una entrada una lista de puntos a tener en cuenta cuando se afrontan pruebas de larga distancia (brevets) en general y la Paris Brest Paris en particular.

Advertencia. Esta es una lista personal, más orientadas a que yo la repase cuando preparo uno de estos eventos para estar seguro de que no se me olvida nada que a servir como referencia para alguien que empieza en la larga distancia. En esto, como en casi todo, cada maestrillo tiene su librillo y lo que funciona para mi no necesariamente va a funcionar para ti. En cualquier caso trato de justificar la razón que subyace detrás de cada consejo.

Estos son, sin un orden concreto:
  1. Tiempo son kilómetros. Es un mantra muy conocido ("time is miles" en inglés) y tiene toda la razón. Los eventos de larga distancia implican una gestión del tiempo y gestionarlo bien tiene tanta influencia en acabar o no acabar como la fortaleza del ciclista. Yo intento seguir la estrategia de parar pocas veces y cuando paro, que las paradas sean breves. Un truco que a mi me sirve es, antes de parar, pensar todo lo que puedo aprovechar a hacer en la parada y en que orden lo voy a hacer. Por ejemplo, si tengo ganas de mear, antes de parar pienso que pararé, mearé, me quitaré el chubasquero, cogeré un bocadillo de la bolsa trasera y me pondré en marcha. 
  2. Encuentra y mantén "tu ritmo". A mi me parece que este es el secreto para las brevets. Encontrar "tu ritmo". Y en ritmo no se trata sólo de ritmo o velocidad media sobre la bicicleta. Se trata de un concepto de ritmo amplio, que incluye pedalear, parar, comer, dormir (para mi un indicador de ritmo más fiable que la velocidad media sobre la bicicleta es la velocidad media incluyendo paradas). Encontrar "tu ritmo" requiere experiencia, pero para eso son los brevets de 200, 300, 400 y 600. "Tu ritmo" ha de ser sostenible, por lo menos durante toda la duración del evento. Cuando hayas encontrado "tu ritmo" éste será reconocible y por tanto podrás decir sin necesidad de mirar tu velocidad si vas por debajo o por encima de "tu ritmo". No pasa nada por ir por debajo o por encima de "tu ritmo" durante un tiempo (un repecho, una parada más larga de lo esperado, una zona de viento, una zona soleada, etc), pero asegúrate de que es algo temporal y que volverás a "tu ritmo" en algún momento.
  3. Haz un plan y luego sáltatelo. La PBP fue la primera brevet que realmente planeé pero desde entonces planifico todas las brevets en las que participo. Acertar en el plan de la PBP fue una de las causas por las que la pude acabar tan bien. Desde entonces siempre planifico ritmos, paradas y comidas hasta donde es posible pero luego no tengo ningún problema en saltarme el plan si las circunstancias lo piden. Tan equivocado (para mi) me parece salir sin un plan como forzarme a cumplir un plan hecho desde el sofá de casa. Lo importante no es que un plan se cumpla sino hacer un plan. Cuando haces un plan te fuerzas a mirar el perfil, las poblaciones que te encontrarás, la previsión meterológica, las opciones de paradas, etc. Manejar toda esa información antes de hacer un brevet es el objetivo. Un detalle a la hora de planificar es tratar de poner las horas que vas a dormir durante la noche. No sólo ayuda a que el bioritmo del cuerpo cambie lo menos posible sino que reduce el número de horas que circularás de noche (cuando la circulación es más lenta y cansada)
  4. Cuando pares en un control lo primero es que te sellen la brevet. Hablando de orden de acciones una vez parado, cuando pares en un control lo primero es que te sellen la brevet, luego todo lo demás (ver consejo 34 para ver una excepción a este consejo).
  5. No pierdas la brevet. Perder la brevet es siempre un lio. En el video de la PBP2011 se cuenta el caso de un ciclista que se dejó la brevet en un control y que tuvo que esperar a que otros ciclistas se la llevasen. En la PBP nos dieron una bolsa impermeable que se cuelga del cuello para meter la brevet, es una buena idea, pero cualquier otra estrategia sirve, lo importante es no perder la brevet.
  6. Hazte con un GPS. Para los puristas de los eventos de larga distancia un GPS es poco menos que hacer trampas aun así yo lo recomiendo. Yo siempre cargo el track en el móvil y lo uso como consulta en caso de que me encuentre perdido siguiendo la hoja de ruta. En la PBP no es tan necesario porque la ruta está muy bien señalizada, pero aun así, mi recomendación es llevar la ruta cargada en un dispositivo con GPS.
  7. No estrenar nada en un evento importante. Desde luego no estrenar nada en una Paris Brest Paris. Todo, sin excepción, ha de haber sido probado antes en eventos más cortos. Y cuando digo todo me refiero a todo. Componentes de la bicicleta, comidas, bebidas, ropa, cremas, etc. Idealmente todo lo que vayas a usar en uno de estos eventos deberías haberlo probado antes. En mi caso los 200 y 300 son mi plataforma de pruebas (un soporte para el móvil en el manillar, un nuevo maillot, un nuevo frontal, etc) y mi límite para novedades; nada va a un 400 si no lo he probado antes en un 200 o un 300. No estrenar nada en un evento importante incluye no usar la bici directamente sacada del taller; si, ya se que es precisamente cuando la bici debería estar en mejores condiciones, pero, aun así, yo nunca llevo la bici directamente del taller a un evento de este tipo, siempre pruebo la bici unos días antes.
  8. Hazte un bikefit. Un bikefit es una sesión en la que un experto analiza tu postura sobre la bicicleta, te hace un montón de preguntas sobre tus hábitos ciclistas, te toma medidas del cuerpo y finalmente te ajusta la bicicleta a medida. Estas sesiones llevan entre dos y cuatro horas, no son baratas (¿unos 150€?), pero si vas a hacer muchos kilómetros sobre la bicicleta lo recomiendo. Parte del secreto de las rutas de larga distancia es estar cómodo sobre la bicicleta, te vas a pasar muchas horas sentado en la bicicleta, y una sesión de bikefit te ayudará.
  9. Asegúrate de que la geometría de la bicicleta no ha variado. Esto enlaza el punto 7 y el punto 8. Si algo hay que evitar probar en un evento de larga distancia es una nueva geometría o postura en la bicicleta. Si te haces un bikefit asegúrate de que lo haces varios meses antes de los eventos de larga distancia y que te das tiempo suficiente para estar cómodo en la nueva geometría. Pero el motivo por el que añado este punto es porque los eventos de larga distancia habitualmente requieren un desplazamiento (a no ser que vivas en París tendrás que llegar a París de alguna manera) y en estos desplazamientos normalmente se desmonta la bicicleta. A la hora de montarla asegúrate de que la bicicleta se queda en la geometría que usas. Para ello puedes usar marcas en el manillar y el sillín para recordar su altura y/o llevar las medidas anotadas en un papel. Dedicar unos minutos a asegurarse de que la geometría de la bicicleta es la correcta es fundamental para prevenir dolores y lesiones durante la ruta.
  10. Lleva un buen set de herramientas y repuestos. Esto es muy básico, pero demasiados ciclodeportistas afrontan un evento de larga distancia como si fuese una salida de domingo. En las marchas de larga distancia puede pasar de todo por lo que asegúrate de que llevas una multi-herramientas completa, que incluya troncha-cadenas. Como mínimo dos cámaras y bomba de hinchar en vez de cartuchos de CO2. Yo incluso llevo una cubierta nueva (en el 400 que hice en el 2010 vi a un ciclista que tuvo que abandonar por no tener una cubierta de repuesto y el 200 que hice en el 2013 la necesité yo) pero si no quieres cargar con una cubierta al menos debes llevar un trozo de tela/plástico fuerte que te sirva para meter entre la cámara y la cubierta en caso de que ésta se raje.  También es muy práctico llevar un par de monodosis de aceite para la cadena. Mira este gráfico sobre los problemas mecánicos que tuvieron los participantes en la PBP2007.
  11. Fuente http://www.bikequarterly.com/BQPBPEquipsurvey.pdf
  12. Lleva suficiente comida como para poder terminar el evento sin comida de otras fuentes. Yo esto lo aplico incluso en las marchas ciclodeportivas. Siempre llevo mi propia comida, y, por supuesto, siempre la he probado antes. En la Quebrantahuesos llevo barritas y geles suficientes para no tener que comer nada de lo que dan en los puestos de avituallamiento (cuando paro en un avituallamiento cojo comida que pruebo en eventos más cortos y que uso luego en eventos más largos). En los brevets llevar comida encima es una inversión muy grande porque la comida pesa y abulta, pero a mi me compensa y yo siempre llevo mi propia ensalada de pasta, mis propios bocadillos y mis propias barritas y geles. Esto lo aplico siempre en los brevets de hasta 600km, pero, curiosamente, en la Paris Brest Paris la mayoría de las comidas principales (desayunos, comidas y cenas) las hice en los controles de la organización, sólo llevaba bocadillos, fruta y barritas para los tramos entre controles y me fue muy bien. Si volviese a repetir la Paris Brest Paris seguramente optase por la misma estrategia. La razón es que en la PBP los controles están abiertos y tienen comida 24horas al día y la calidad de la comida es bastante buena y variada (aunque en el control de Brest nos llevamos una desagradable sorpresa). Los brevets no suelen tener tanta infraestructura por lo que para este tipo de eventos (600 km o menos) el consejo sigue en pie. No tengo claro cual sería la mejor estrategia para una London-Edinburgh-London (ahora, después de haber hecho una LEL, tengo claro que la estrategia sería identica a la PBP, las comidas principales en los controles) o una Madrid-Gijón-Madrid; habrá que pensarlo.
  13. Adapta la comida en función de la distancia. Las barritas energéticas y los geles están muy bien para eventos cortos (hasta 200km) pero para eventos largos no son lo mejor. Pasan a la sangre demasiado rápido y en un evento de larga distancia no sueles necesitar semejante punch de hidratos de carbono (dicho esto yo siempre llevo como mínimo un par de geles por si me da una pájara). A medida que se alarga el evento mi estrategia de comida se hace más parecida a la de un día normal (desayuno, comida y cena), eso si, la cantidad de lo que como suele ser mayor y el número de "picoteos" entre comidas (normalmente en marcha) aumenta. Sea como sea yo siempre hago un desayuno fuerte (por ejemplo en la última quebrantahuesos un plato de ensalada de pasta, luego un bol de muesli y acabé con un cola-cao con galletas maría), para los brevets no me impongo desayunar con anticipación al evento porque el ritmo de un brevet me permite rodar y hacer la digestión sin problemas. 
  14. Adapta las horas de sueño en función de la distancia. Un 200 o en un 300 se puede hacer sin dormir. En un 400 el sueño ya empieza a ser un factor a tener en cuenta. Dependiendo del ritmo y del perfil, un 400 te llevará entre 20 y 25 horas lo que significa que vas a tener déficit de sueño. Una siesta a media tarde, café por un tubo o, directamente, pararse a dormir un par de horas son estrategias que pueden servir. Por mi parte en ninguno de los dos 400 que he hecho he parado a dormir. La cosa cambia en un 600. Un 600 te llevará unas 40 horas y aunque hay personas que son capaces de hacérselo sin dormir, la estrategia de hacer unos 350, parar a dormir unas horas y luego hacer 250 es la más común que he visto. A mi me salió muy bien en el único 600 que hice (desde entonces he seguido esa misma estrategia en 3 600 más); es increíble lo mucho que el cuerpo puede recuperar con tres horas de sueño. En la Paris-Brest-Paris la estrategia con el sueño que seguimos fue igual que la estrategia con la comida, hacer que fuese lo más parecida a un día normal posible. La primera noche la hicimos sin dormir porque se salía a las 21:00, pero en la segunda noche paramos a dormir 5 horas, 4 en la segunda noche y 3 en la tercera. Las paradas para dormir fueron siempre por la noche, siguiendo a una cena y seguidas por un desayuno. Esto tiene además la ventaja de que reduce el número de horas que rodarás durante la noche. 
  15. Empieza descansado. Empezar una prueba de larga distancia cansado o estresado no es muy recomendable. En un evento como la Paris-Brest-Paris empezar sin déficit de sueño me parece muy importante. El sábado antes de la PBP me acosté temprano, me levanté el domingo, desayuné y me volví a acostar, me levante para comer y me volví a acostar a dormir una siesta de tres horas. A las 20:00 ya estaba listo para salir, y lo más importante, estaba totalmente descansado. Empezar descansado también significa no hacer grandes rutas los días previos a un brevet; para mi una semana antes es el límite, nada de rutas duras a menos de una semana de un brevet. Por último, no veo necesario salir "a estirar las piernas" el día antes de un brevet, si puedes y realmente es sólo "estirar las piernas" vale, si no puedes no pasa nada, en un brevet no se corre por lo que puedes empezar despacito e ir tomando ritmo poco a poco.
  16. Lleva ropa para todo tipo de condiciones metereológicas. Las condiciones metereológicas en un evento estas características varían mucho. No sólo estás muchas horas sobre la bicicleta sino que, además, recorres muchos kilómetros por lo que es perfectamente posible tener que rodar tres horas bajo la lluvia y luego, más adelante, tres horas bajo un sol de justicia. Tu equipación tiene que permitirte desde ir en modo verano (maillot y coullote cortos) a ir en modo invierno (tres capas) pasando por ir en modo lluvia. Obviamente la época del año y la zona donde sea el evento te condicionarán la ropa que has de llevar pero para hacernos una idea para Para la Paris-Brest, que es en Agosto, yo llevé: maillot y coullotte cortos, calienta piernas y calienta brazos, cubre botas, guantes cortos y guantes largos (windstopper de entretiempo), camiseta interior, chaqueta de entretiempo, chubasquero, gafas con cristales claros y oscuros y chaleco reflectante. En UK son populares los rainlegs, yo no los he usado, pero me lo estoy pensando. A algunos ciclistas les gusta llevar una gorra bajo el casco. Yo lo he probado y no me convenció, pero los argumentos a favor son que ayudan en caso de mucho sol o mucha lluvia y que son imprescindibles para los que usan gafas graduadas. 
  17. Cambiate de ropa. Para mi esto aplica en eventos de 400 km o más. En un 400 o un 600 esto significa que en la bici llevo un coullote, un maillot y un par de calcetines (a veces también una camiseta interior) de repuesto. Cambiarte de ropa en una ruta larga te aporta una sensación de frescor que puede venir muy bien sobre todo si en parte de la ruta ha llovido. En eventos como la LEL y MGM te permiten "facturar" una bolsa a alguno de los controles de forma que cuando llegues puedas cambiarte. En la PBP hay empresas privadas que ofrecen ese servicio, yo no las usé porque vinieron mi mujer y una pareja de amigos a apoyarme, pero lo consideraría si no tuviese apoyo. En la PBP yo me duché todos los días después de cenar y antes de acostarme y todos los días al levantarme me puse un coullote y un maillot limpio. En cierto modo parte de la estrategia de hacer que los días fuesen lo más normales posibles.
  18. Siempre lleva iluminación en tu bicicleta. La lógica es la de siempre, en un evento tan largo puede pasar de todo y eso puede significar que te ves obligado a pedalear de noche. Yo siempre llevo la bicicleta con luces, incluso en los brevets de 200k, es lo que llamo yo la configuración brevetera. Y dentro de ilumincación en tu bicicleta incluyo un chaleco reflectante, yo siempre lo llevo de noche o si las condiciones de visibilidad no son buenas.
  19. Asegúrate de que tu iluminación es buena. Circular de noche siempre es más lento y cansado, pero la diferencia de comodidad circulando de noche entre unas buenas y unas malas luces es inmensa. En un evento de larga distancia vas a pedalear muchas horas de noche o con poca visibilidad; no ahorres en las luces. La oferta de sistemas de iluminación para bicicletas es muy grande, no tendrás problema en encontrar la solución que te convenga. En mi caso concreto a mi me está funcionando de maravilla la combinación de de dinamo de buje SON deluxe y foco Busch + Müller Lumotec IQ Cyo R Senso. Más información sobre dinamos de buje aquí y sobre focos para dinamos de buje aquí.
  20. Lleva una luz en el casco. La luz de la bicicleta ha de alumbrar la carretera, la luz del casco sirve para alumbrar allí donde estás mirando cuando no sea la carretera. A mi me resulta muy útil una luz que tiene varias posiciones de intensidad lumínica. La llevo en la menor intensidad mientras estoy rodando, pero cuando tengo que mirar una señal o paro para reparar la bicicleta le aumento la intensidad. En las luces que se llevan sobre el casco es muy importante su peso. Una de las zonas que más sufren en los eventos de larga distancia es el cuello, añadir una foco con 4 pilas AA al casco puede ser demasiado peso y acabar generando problemas. La luz que yo llevo se alimenta de 2 pilas AA y esta al borde del peso máximo que yo soportaría. 
  21. Asegúrate que tienes backup de iluminación. Pocas cosas son peores que quedarse sin luz en medio de la noche. Si llevas un sistema de alumbrado basado en dinamo de buje asegúrate de llevar otro sistema alternativo para el caso de fallo (por ejemplo alumbrado en el casco). En caso de un alumbrado que vaya a baterías o pilas asegúrate de que llevas pilas de recambio suficientes e, incluso, en algunos modelos, bombilla de recambio. Mi truco es usar elementos que usen baterías AA o AAA estandar (en mi caso la luz del casco y la luz roja trasera de la bicicleta). Esto me permite llevar baterías de repuesto y, en caso de problemas, comprarlas en cualquier tienda o gasolinera.
  22. Yo no contaría con poder recargar tus baterías en los controles. Primero porque en los controles estarás poco tiempo. Segundo porque cuando más tiempo pasarás será durmiendo y eso es en polideportivos donde compartirás techo con un montón de ciclistas. Los polideportivos no son precisamente sitios donde abundan los enchufes. Y tercero porque en este tipo de eventos la climatología, las averías, el cansancio y el margen de tiempo hasta el siguiente control tienen una influencia inmensa en donde y cuanto vas a parar. Añadir la condición de necesitar un enchufe para poder cargar un dispositivo electrónico es, simplemente no recomendable. Desde un punto de vista práctico creo que tienes tres opciones. Llevar baterías de repuesto ya cargadas, tener dispositivos que usen baterías estándar (AA o AAA, por ejemplo) y llevar suficientes para todo el evento o basar la alimentación de tus dispositivos (luces, móvil, gps, etc) en una dinamo (la solución que yo uso, ver punto 18)
  23. Si va a llover lleva guardabarros en la bicicleta. Yo no los llevé en la PBP, pero si en todos los brevets que hice en UK. En Madrid puede que no tenga tanto sentido. De todas formas en la PBP puede llover mucho y este estudio sobre las razones de los que no finalizaron en la PBP2007 sugiere que los que no llevaban guardabarros tenían el doble de posibilidades de argumentar como motivo de no haber acabado el tener lesiones relacionadas con el agua que salpican las ruedas (pies, rodillas, tendón de aquiles, etc) que los que llevaban guardabarros.
  24. No lleves mochila. Yo nunca la he llevado, mi estrategia es que todo el peso vaya en la bicicleta. Cuanto más peso pones en el cuerpo más sufre el culo y la espalda. Además este estudio encontró que en la PBP2007 un 46% de los que llevaban mochila no acabaron, comparado con un 30% de los que no llevaban mochila.
  25. Usa cremas. En concreto tres son las cremas que yo llevo. Crema de cacao para los labios, crema de protección solar y crema para el culo. Las dos primeras son obvias pero la tercera genera muchas dudas entre los ciclistas. Yo uso la Chamois Créme para eventos de 400km o más y me va muy bien. Para después de los eventos también va muy bien una crema para bebés que se llama Gluteo Seco.
  26. Lleva dos botellos en la bicicleta. Esto no sólo te permite llevar uno de agua y otro con bebida isotónica sino que además aumentará tu autonomía. En este tipo de eventos la bebida isotónica yo la bebo muy despacio, normalmente un bote de bebida isotónica me dura unos 200km. Esta es la regla de tres que uso para saber cuantos "polvos mágicos" tengo que llevar en la bicicleta.
  27. Lleva papel higiénico o toallitas de bebé. Esto es autoexplicativo. Yo prefiero toallitas de bebé porque vienen impregnadas en un líquido que previene rozaduras y rojeces, además me sirven también para limpiarme las manos si he tenido que tocar la cadena.
  28. Aprende a identificar tus crisis. Porque las tendrás. En toda ruta larga llega un momento en el que parece que todo va mal y uno empieza a sentirse débil y desmoralizado. La clave es saber identificar esos momentos y aprender a superarlos. Normalmente es cuestión de darse un poco de tiempo y mantener la calma, a veces comer es lo que necesitas, parar, ir más despacio o ir más deprisa. Sea lo que sea todo empieza por saber identificar cuando estás entrando en uno de esos momentos. 
  29. Aprende a gestionar tu sueño. En los eventos de larga distancia siempre te puede llegar un momento de sueño. Es importante gestionar bien el momento. En el 400 Midhurst a mi me bastó con parar a mear, comer algo y esprintar para despejarme, pero no descartes parar a dar una cabezada. Pedalear con sueño además de ser muy peligroso hará que circules muy lento, llega un momento que es mejor parar y dormir media hora o una hora y luego te encontrarás mucho mejor y rodarás más rápido.
  30. Estate dispuesto a dormir en cualquier sitio. Por mucho que hayas planeado que vas a dormir en tal o cual control puede pasarte que no llegues y que tengas que dormir en un punto indeterminado de la ruta. En la PBP no es raro ver ciclistas durmiendo en el suelo, en una parada del autobús o simplemente en la cuneta. Para eventos de 400km o más recomiendo llegar un saco de dormir térmico; es pequeño, ligero y barato, y es el complemento ideal para dormir en sitios inesperados. 
  31. Piensa en positivo. Es muy común oir que los eventos de larga distancia son más sicológicos que físicos, yo así lo creo. Yo no se si esto se puede aprender y/o practicar, pero como te empeñes en ver las cosas de manera negativa no vas a llegar muy lejos. 
  32. Pedalear en grupo es mejor que pedalear solo. No dudes en sacrificar velocidad a cambio de ir en grupo. Por sacrificar velocidad me refiero a los dos sentidos. A ir un poco más rápido que "tu ritmo" o a ir un poco más despacio que "tu ritmo". Si te adelanta un grupo no dudes en adaptar tu velocidad y unirte (siempre que no vayan demasiado rápido claro).
  33. Preparate para quedarte sólo. Que el plan sea hacer la ruta con otro ciclista o en grupo no significa que eso vaya a ser así. Las circunstancias de la ruta pueden cambiar y puedes encontrarte rodando sólo cuando menos te lo esperes. Se autosuficiente, no dependas de otros ciclistas. Ejemplos de errores a evitar serían no llevar hoja de ruta, bomba o tronchacadenas porque lo lleva el compañero. 
  34. Planifícate para dormir en los controles. Aunque en el consejo 28 decía que debías estar dispuesto y preparado para dormir en cualquier sitio mi consejo es que te planifiques para dormir en los controles. Fundamentalmente por dos motivos. El primero es porque en los controles encontrarás de todo, restaurante para cenar, duchas y sitio donde dormir, seguramente un colchón tirado en el suelo o algo parecido, pero más cómodo que dormir tirado en el suelo. El segundo motivo es porque en los dormitorios de los controles tienen voluntarios que te despertarán a la hora que tu digas. Esto es algo muy cómodo porque después de un día entero sobre la bici te acostarás y, probablemente, tengas sólo 3 ó 4 horas para dormir  por lo que el riesgo de que te quedes dormido es considerable. El que haya voluntarios que te van a despertar a la hora que les has dicho te permite acostarte y dormir sin la presión de estar pendiente de la hora a la que tienes que despertarte y eso hará que descanses y recuperes mejor.
  35. Foto de Miguel Prada
  36. Lleva tapones para los oídos y antifaz para los ojos. Este consejo está relacionado con el anterior. En los dormitorios de los controles puede haber 100 ó 200 personas durmiendo y, aunque los dormitorios están a oscuras (un voluntario con linterna, en plan acomodador, te llevará a tu cama) y todo el mundo intenta mantenerse en silencio, la realidad es que entre ronquidos y pedos (si, esa es la realidad), los ciclistas que llegan y los ciclistas que se van el sitio no es todo lo tranquilo que un buen descanso requeriría. Llevar tapones para los oídos y un antifaz para los ojos te ayudará a dormir mejor. Y, como decía en el consejo anterior, como los voluntarios vendrán a despertarte no tienes que preocuparte de que te duermas más tiempo del que tenías pensado.
  37. Cuando llegues al control donde vas a dormir, lo primero reserva tu cama. Incluso aunque esto contradiga el consejo 4 ("Cuando pares en un control lo primero es que te sellen la brevet"), si vas a dormir en ese control lo primero es reservar la cama y lo segundo será ir a sellar la brevet. Después vendrán cena y/o ducha si tienes tiempo. El motivo para este consejo es que el número de camas es limitado y, aunque a mi no me ha pasado, es posible que llegues al control y no tengas cama porque están todas ocupadas. Para minimizar eso lo primero es reservar (y pagar) la cama, te darán un ticket con la reserva y de esa manera tendrás asegurada tu cama.
  38. Lleva suficiente dinero en efectivo. Que yo recuerde en los controles no admitían tarjetas de crédito, pero aunque las admitiesen no debes contar con que en los pueblos remotos por donde vayas a pasar las van a admitir. Los precios en los controles no son caros aproximadamente algo así como una comida unos 9€, ducharse 3€, cama 4€ etc. Pero yo creo que es mejor pecar un poco de prudente y llevar dinero en efectivo suficiente. Los billetes no pesan tanto y pueden hacerte la vida mucho más sencilla si necesitas coger un taxi, dormir en un hostal o similar.
  39. Yo uso pedales SPD. No lo pongo aquí para acordarme, yo vengo de la bici de montaña y siempre he usado pedales SPD, nunca de otro tipo. Pero éste es un consejo que he visto en varios sitios argumentando que los pedales SPD son más cómodos a la hora de caminar, como digo yo no puedo asegurar que son "más" cómodos porque yo nunca he probado los otros tipos de pedales, pero ten en cuenta que en la PBP vas a tener que caminar. No grandes distancias, pero si, del parking de la bici al control, del control al restaurante, del restaurante a las duchas y de las duchas a la cama. Si no usas SPD asegúrate de que tienes cubre pedales para poder hacer estos recorridos cómodamente.
  40. Disfruta. Que a eso has venido ¿no?. 
De momento no se me ocurren más consejos, pero iré añadiendo más a medida que se me ocurran.

Otras páginas con consejos:
A cuidarse
Javier Arias González

viernes, 31 de agosto de 2012

Fin de temporada 2011 / 2012


¿Qué pasa "biciosos"?

Me he roto el brazo derecho en una caída de la bici de mountain bike en Asturias y esto hace que ya pueda dar por cerrada mi "temporada" ciclista 2011 / 2012. Este es un resumen de lo que he hecho.
En conclusión un buen año. Yo me lo había planteado de transición. Mi objetivo era descansar de las largas distancias que tienen desgaste físico, sicológico y familiar considerable (por eso no pasé de los 300K) y mejorar mi fuerza como ciclista.

Mis tiempos mejoraron en las tres pruebas que usé para medirme (45 minutos menos en la Quebrantahuesos en Junio, 7 minutos menos en la Kingston-Worthing en Julio y 6 minutos menos en la subida al Angliru en Agosto) lo que prueba que los kilómetros acumulados durante el invierno (entre Enero y finales de Mayo rodé 1.800 kilómetros más que el año pasado) acabaron diendo sus frutos.

Pero el descubrimiento de este año ha sido lo cierta que es la frase de Greg Lemond "It doesn't get any easy, you just get faster" (No se vuelve más fácil, simplemente te vuelves más rápido).

Estoy contento con la "temporada". Ahora a pensar con calma los objetivos para la temporada 2012 / 2013

A cuidarse
Javier Arias González

jueves, 30 de agosto de 2012

Plomo en los bolsillos, de Ander Izaguirre


Me ha gustado mucho el libro Plomo en los Bolsillos del periodista y ciclista Ander Izagirre, una colección de anécdotas e historias sobre el tour de Francia.

"Conocí" a Ander por su entrada en su blog sobre cómo dejó el ciclismo un relato que hace poco más de un año reseñaba en este mismo blog. Este verano mi amigo Miguel me lo recomendó y con semejante referral y precedente no dudé en comprarme el libro en el FNAC del Parque Principado en Asturias. La idea era leerlo en la semana de vacaciones en la que no montaría en bici.

Me retiraría de la bici por una semana, si, pero me alegraría la espera leyendo las aventuras del Tour de Francia.

Una caída de la MTB cambió la semana de vacaciones por una convalecencia de sofá en la que la retransmisión de la vuelta de España primero y la lectura de algunas páginas del libro después fueron los principales entretenimientos de las tardes.

La pena es que se haya acabado, el libro, que a la vuelta le queda lo mejor. Pero es que este libro se lee con mucha rapidez. El estilo de escribir de Ander te hace las historias y anécdotas tan entretenidas que estoy seguro que el libro engancharía incluso a aquellos que no son aficionados al ciclismo.

En mi caso mucho más. Siendo tardo-aficionado al ciclismo prácticamente no tengo recuerdos sobre el tour y menos aún conozco las historias de sus primeros años por los que la mayoría de las historias eran nuevas para mí. Imposible parar de leer.

En fin que lo recomiendo mucho y que pasa a formar parte de mi, todavía exigua pero creciente, librería dedicada a libros de ciclismo.

Mi amigo Miguel también ha hablado sobre este libro en su blog sobre ciclismo.

Os dejo con unas cuantas frases que pasan a engrosar mi conjunto de citas ciclistas:
"Cuando te canses, párate"
Consejos de Maritxu y Pepi, abuelas de Ander. Seguramente no el mejor de los consejos para una carrera, pero un buen consejo para los randoneurs.
"El ciclismo es un papel de tornasol infalible para reconocer el carácter de las personas: compitiendo en bici, las mezquindades apestan y la generosidad brilla"
"La magia del ciclismo nace siempre de ese misterio que existe más allá de la frontera de sufrimiento"
"No pude hacer nada contra aquellas fieras bien alimentadas" 
Vicente Blanco, el cojo, primer español en participar en el tour de francia, en 1910. Recordándonos lo importante que es la alimentación en el ciclismo...
"Sobre la bicicleta todos lo pasan fatal, pero al final gana quien es capaz de disimularlo mejor" 
Miguel Delibes

A cuidarse
Javier Arias González

lunes, 30 de julio de 2012

sábado, 21 de julio de 2012

¿Qué hacen los ciclistas al cruzar la línea de llegada de la Quebrantahuesos?

Este año, después de acabar la Quebrantahuesos (la crónica) me dirigí a la tribuna que está justo en la línea de llegada para esperar al resto de los Pakeftes.

Resulta que, al final, me pasé tres horas allí sentado esperando a que llegase Jaime (aquí su crónica). Pero no me importó.

Resultó que caí en la cuenta de que nunca había visto el ciclismo desde ese punto de vista. Desde el punto de vista de aquellos que esperan a que lleguen los suyos. Ya en la última mañana de la PBP me había impresionado la preocupación y angustia de unos vascos esperando a que llegasen sus amigos.

En la línea de llegada de la Quebrantahuesos también ves eso. Una mujer con sus hijos que esperan al padre de la familia. Los amigos que esperan al que se atrevió a intentarla. Los compañeros de trabajo que están esperando al que peor forma tenía.

La gente aparece en la línea de llegada y se dispone a esperar. Durante la espera aplaude a los que van llegando. Muchos se desesperan. No saben nada de sus seres queridos. Piensan que están bien. Han tenido contacto con ellos "cuando coronó Protalet", "me llamó desde Hoz de Jaca". Cuando llega el ciclista que están esperando aplauden con más fuerza, gritan, se abrazan a el/ella y a poco se van. Pero enseguida viene otro grupo a esperar.

Esperar durante tres horas da para ver muchas escenas de estas. Curiosamente, aunque sabía que tendría tiempo y podría irme y volver más tarde, preferí quedarme. Estaba disfrutando de las escenas que veía. Me emocionaban.

Y entre las cosas que vi y me fijé estaban los gestos que hacen los ciclistas al llegar, al cruzar la línea de meta.

Unos levantan los brazos, otros se santiguan o besan una medalla. La V de victoria la hacen pocos ciclistas, pero no escasean los gestos de "toma" con el brazo o los lanzamientos de un puño al aire. Están los que miran al cielo dedicándole el esfuerzo a alguien y están los que simplemente suspiran al llegar. Sea como sea que se te caigan unas lágrimas es de lo más normal.

Los que han rodado en pareja suelen tratar de entrar a la vez y lo normal es que se den la mano mientras cruzan la linea de llegada. Algunos hasta se abrazan mientras ruedan en bici; incluso hasta cuatro a la vez he visto que se abrazaban.

No es raro que cuando son dos los que entran a la vez uno señale al otro, normalmente el más entero señala al que más le ha costado, recordándonos a todos que a él le costó más. La versión tecnológica de esto mismo es cuando uno entra fotografiando o grabando en video al otro. Esto último se da mucho cuando el/la grabado/a es un chico/a joven.

Por último admíteme un consejo venido de la experiencia observando a los que esperan a los ciclistas. No lleves el maillot oficial de la prueba. Es el más popular entre los ciclistas y sólo sirve para confundir a los que te están esperando. Ya puestos tampoco lleves el de la edición del año anterior y ni siquiera el de hace dos años. Si vas a llevar el mallot de la prueba que sea, como mínimo, el de tres ediciones anteriores. Si no lo tienes, lleva uno que te distinga, tus familiares y amigos lo agradecerán.


A cuidarse
Javier Arias González

jueves, 19 de julio de 2012

La tienda de bicicletas ideal

Una tienda que no me perderé la próxima vez que visite Nueva York. Está en el 243 de la tercera avenida de Brooklyn.

Para entender porque es la tienda de bicicletas ideal tienes que ver este video (en inglés).


Su página web es www.718c.com y su página de Google+ la puedes encontrar aquí

jueves, 12 de julio de 2012

El documental de la Quebrantahuesos 2012

Un documental que refleja lo que es la Quebrantahuesos desde el punto de vista de los distintos tipos de ciclistas.

Podéis verlo aquí

A cuidarse
Javier Arias González

lunes, 9 de julio de 2012

Bicicleta de madera hecha a mano

Visto en este post de Brett Lider
Foto de nynerd.com
Diseñada por Sueshiro Sana. No te pierdas las fotos con más detalles y el video que encontrarás en este blog.

Renovo Bicycles también fabrica cuadros de madera.
Foto de Renovo Bikes
A cuidarse
Javier Arias González

domingo, 1 de julio de 2012

Quebrantahuesos 2012 - A la tercera un resultado inesperado...

Tenía señales opuestas de cara a la Quebrantahuesos de este año.

Por un lado había rodado más kilometros que nunca. El año pasado había rodado unos 4.500 kilómetros antes de la Quebrantahuesos, incluyendo un 400 y un 600 y este año había rodado 6.000 kilómetros. Un 33% más de kilometros.

Pero por otro lado en las tres últimas semanas había viajado demasiado. Primero una semana en San Francisco, luego una semana con dos viajes a Madrid y luego un viaje a Zurich en la misma semana de la Quebrantahuesos me había dejado con pocas horas de bicicleta justo en las tres últimas semanas antes de la Quebrantahuesos.

A pesar de todo yo me mantenía en mi objetivo, bajar de las 7 horas 48 minutos 7 segudos que había sido mi tiempo oficial en la Quebrantahuesos del 2011.  Estimaba yo que un tiempo de 7 horas y 45 minutos era posible y así lo contaba en la cena del viernes a los amigos del Pakefte.

El sábado me levanté a las 5 de la mañana. Con mucha calma me tomé un plato de ensalada de pasta, luego un bol de muesli y acabé con un cola-cao con galletas maría, yo siempre he sido un chico cola-cao. Buen desayuno me marqué.

Tomé la última decisión sobre la equipación, no me llevaré los manguitos pero si el chubasquero, y muy tranquilamente recorrí los 10 kilómetros que hay desde Orós Bajo hasta Sabiñánigo.

Primer contratiempo. El pulsómetro se ha roto y no se sostiene en el manillar. Me lo meto en uno de los bolsillos para que grabe el recorrido, pero me va a tocar hacer la ruta sin saber mis pulsaciones, voy a tener que guiarme por mis sensaciones. Tampoco voy a poder saber cuanto tiempo llevo rodando sin sacarlo del bolsillo en marcha. Pues que bien...

Llegué a la salida a las 6:30 y ya había muchos ciclistas esperando.
Todos estos estaban por delante de mi. Al fondo el arco de la salida
La concentración de ciclistas 10 años más jóvenes que yo, con 10 kilos menos que yo y con las piernas afeitadas me dio una pista de que me había juntado con los machacas, y no tengo claro si eso es bueno o mal...

Pero, ¿Y a mi qué? Me senté tranquilamente en un trozo de cesped y me dispuse a relajarme, me quedaba una hora hasta la salida. Paz interior y calma mientras veía ciclistas intentando, y muchos de ellos consiguiendo, colarse para salir lo más adelantados posibles.

A las 7:00 me comí un plátano que llevaba. A las 7:15 me levanté y estiré un poco los músculos. A las 7:30 sonó el chupinazo. A las 7:35 nos poníamos en marcha.

La salida es rápida, pero no salvaje. Hay muchos ciclistas y la sensación que tengo es que todo el mundo está tratando de ser prudente para evitar caídas.

Enseguida encuentro un grupo en el que acoplarme. Se rueda rápido pero yo voy muy cómodo.


En el kilómetro 30 me como una barrita energética, una SIS Go Energy Bar de 55gr (este año me planifiqué qué comer y en qué momento hacerlo por lo que voy a marcarlos aquí para acordarme para otros años).


Miro la velocidad y veo que rodamos a 37 km/h, nada especial para rodar en grupo. Lo que me llamó la atención es que la señal indicaba que esa velocidad era por debajo de la media. ¡Pues si que se nota esto de rodar en grupo!


Enseguida empiezan las primeras rampas de Somport. El grupo de despedaza, pero a mi no me importa, yo pongo mi ritmo y me tomo un gel, un SIS GO + L-Carnitine Gel.


Hago toda la subida sentado a un ritmo constante y casi sin darme cuenta llego al primer avituallamiento. No paro, sigo subiendo hasta la frontera con Francia.


Ahí si que paro. Por tercer año consecutivo paro a mear en la misma esquina. Miro el cuenta y veo que llevo una velocidad media de 30km/h. Me parece mucho, pero como no tengo el dato del año pasado pues no se que pensar. Enseguida me pongo en marcha; este año, a diferencia de los dos anteriores, no me abrigo. La temperatura es agradable por lo que decido iniciar el descenso en manga corta. 

En el descenso me doy cuenta de que no soy nada bajador. Me pasan ciclistas pidiendo paso por la izquierda y por la derecha y eso hace que baje aun más despacio.

Aun así enseguida se llega al final del puerto y como la carretera es favorable se rueda muy rápido. Se forma un grupo de unos 50 ciclistas y me acoplo en medio.

Es espectacular rodar en un grupo así. Grande, rápido, sin tráfico. La velocidad es muy alta, pero no se corresponde con la sensación de esfuerzo que estás haciendo y eso provoca un tanto sensación extraña, una euforia por una fortaleza que sabes que no es cierta.

El pelotón entra en las rotondas a toda velocidad. Se divide la mitad por un lado la mitad por otro, para volver a juntarse a la salida de la rotonda. Es como en la tele. Me como otra barrita, otra SIS Go Energy Bar de 55gr.

De repente aparecieron unos voluntarios cortando la carretera. Nos indicaban que teníamos que girar a la derecha. ¡Ya estábamos en Escot!

Y en Escot empieza la Marie-Blanque. Justo antes de hacer el giro a la derecha meto el plato mediano. Nada más pasar el pueblo, también por tercer año consecutivo, me paro a mear. Me pongo en marcha y me tomo otro gel, un GO + Caffeine Gel

La subida a la Marie-Blanque la hago sin forzar, aun así no meto el 28 hasta los últimos kilómetros.

Menuda bendición el 28. Me permite pedalear con una cadencia "cómoda", en las partes más duras me levanto de la bici por unos metros, pero enseguida me vuelvo a sentar. Subo a unos 10km/h y estoy adelantando a un montón de ciclistas. 

Los gritos de ánimo te confirman que estás coronando y justo al coronar nos toman los tiempos (el año pasado los tomaban unos kilómetros después de haber coronado, donde el avituallamiento). Saco el pulsómetro del bolsillo para comprobar que tiempo llevo.

¡¡¡ANDA MI MADRE!!!  ¡¡¡¡3 horas 25 minutos!!!! ¿Pero que coño ha pasado? Miro el cuenta y dice que llevo una media de 30km/h. 


Jamas en una salida ciclista había hecho 30km/h de media. ¿Cómo puede ser que lleve esa media después de 100km con dos puertacos?

Esto es la leche. El año pasado en la Marie-Blanque llevaba 4 horas. Mejorar 35 minutos en 100km es mucho y yo no sentía que hubiese hecho más esfuerzo que el año pasado. Si me hubiesen preguntado habría dicho que me había esforzado lo mismo.

Automáticamente, sin proponérmelo, sin pensarlo, fue un acto reflejo, reajusto mi objetivo. Nada de bajar de 7:48 voy a por las 7 horas. Se dice que el tiempo que hagas en la Marie-Blanque es la mitad del tiempo que harás en la Quebrantahuesos, de hecho el año pasado yo había hecho 4 horas hasta la Marie-Blanque y 3h 48m más hasta Sabiñanigo. Ir a por las 7 horas sonaba a loco pero yo me encontraba bien. ¿por qué no intentarlo?

Tampoco paré en el avituallamiento de la Marie-Blanque. No por el nuevo objetivo, en mi plan no entraba parar en los avituallamientos más que para coger agua, y de momento tenía.

Una voluntaria ofrecía geles a los ciclistas que pasaban sin parar. Alargué la mano y cogí uno. Lo guardé en un bolso pero no tenía intención de tomarlo, una de mis reglas es no probar nuevos alimentos/bebidas en las rutas que tengo como objetivo.

El descenso de la Marie-Blanque me encanta. Enseguida tienes una vista del valle preciosa y todo el descenso se hace con esa vista.

Nada más llegar al valle me encontré en medio de un buen grupo. Rodaba a buen ritmo, pero la gente aprovechaba para comer. Mi plan era el mismo, me comí una barrita energética, otra SIS Go Energy Bar de 55gr. En pelotón nos hicimos todo el valle, que no es mucho, porque el Portalet llega en muy poco tiempo.


Al empezar el Portalet el grupo de dispersa. Unos siguen al mismo ritmo que rodaban por el valle y yo no puedo seguir ese ritmo. Otro empiezan a tomárselo con más calma, pero para mi eso es demasiado lento. Total, que me encontré sólo. 


Sólo hasta que a los cinco minutos me adelantó un ciclista a un ritmo ligeramente superior al mio. Sin ningún tipo de pudor me puse a su rueda. Él sabía que yo estaba allí, pero no afectó a su ritmo ni pareció molestarle por lo que a su rueda me quedé.


Era un buen ritmo. Exigente, pero no mortal. De pie en algunos repechos, sentados la mayoría del tiempo. A su rueda aproveche para tomarme otro gel, un SIS GO + L-Carnitine Gel y, además, me bebí lo que me quedaba de líquido. 


Quedarse sin líquido es un problema, pero en mi caso estaba en el plan parar en el primer avituallamiento líquido del Portalet a rellenar los botellos. La temperatura, sin ser excesivamente calurosa, era bastante alta por lo que haber bebido dos botellos a estas alturas está bien.


Me dio pena porque el ciclista cuya rueda estaba chupando con total descaro no paró en el avituallamiento y yo sabía que sólo no iba a subir a ese ritmo, pero seguir sin agua no era una opción. Me paro. Lleno los dos botellos de agua, en uno de ellos echo los polvos mágicos (Isostar Hydrate&Perform de limón), meadita e inmediatamente me pongo en marcha. Si todo se daba bien esa sería mi última parada; quedaban 70 kilómetros hasta Sabiñánigo.


Como preveía mi ritmo rodando sólo no era ni de lejos el ritmo al que subía chupando rueda. Pero qué se le va a hacer. De todas formas el Portalet es un puerto que me viene bien. Largo, pero con pendientes llevaderas. Ideal para subirlo a ritmo, y eso me gusta.


A ritmo, a ritmo empecé a adelantar gente y entre ellos algunos con el dorsal de otro color. Uno de estos ciclistas me saludó mientras lo adelantaba y me preguntó que tal iba. "Bien" le dije, "subiendo al tran-tran". No pude resistirme y le pregunté por el color de su dorsal. "Es que soy de los del cajón de las 7 horas" me dijo, "los que el año pasado bajamos de 7 horas tenemos un cajón de salida y salimos un poco antes que los demás". 


Mi primer pensamiento fue "y, entonces ¿porqué vas tan despacio?", pero no lo expresé en voz alta porque habría sido muy descortés. El tío tenía pinta de profesional total, fino como un palo y rodaba en una pepino bici. No era normal que yo le adelantase.


Sin yo pedirle explicaciones me contó que acababa de sufrir una pájara y que estaba recuperándose, pero que su objetivo era bajar de 7 horas. 


Yo me alegré, si su objetivo era bajar de 7 horas y yo le estaba adelantando (y no sólo a él) la cosa no iba mal.


Al poco apareció la presa. Imponente, majestuosa. Por la experiencia del año 2010 yo sabía que desde que la ves hasta que llegas a ella hay que subir, pero este año me sorprendió lo rápido que me encontré en el llano. Fue la primera vez que se me pasó el concepto del retraso colectivo. Esto estaba siendo todo un montaje, el reloj estaba contando los segundos más despacio de lo normal y los ciclistas estaban todos rodando más despacio de lo normal para que me saliese todo bien, para que yo me sintiese mejor, para poder tener un buen día de bici. 


Y yo me encontraba bien. Tan bien que ni siquiera miré al avituallamiento, seguí de largo al ritmo al que venía subiendo. Me encontraba bien y no tenía pensado parar, estaba disfrutando de la subida. Notaba la dureza, pero no me estaba matando, estaba bajo control.


Pero el disfrutar no dura mucho; porque el Portalet tiene su miga. Los últimos 9 kilómetros tienen rampas que sin ser muy duras aparecen cuando ya las fuerzas empiezan a escasear. Es el momento de aguantar, de controlar, de gestionar el ritmo. Y yo creo que lo hice muy bien porque en ningún momento me llegué a sentir mal. De hecho disfruté mucho de los ánimos que los espectadores daban desde la cuneta (aunque yo creo que este año había menos gente). 


Eso si, en cuanto coroné saqué el pulsómetro del bolsillo y comprobé los tiempos. La cosa no pintaba bien, llevaba rodando 5 horas y 55 minutos, me quedaban 50 kilómetros con Hoz de Jaca por medio, tendría que hacerlos en una hora. Difícil iba a estar la tarea pero me subí la cremallera del maillot y puse rumbo a España a toda máquina. 


La bajada del Portalet por la parte española es muy rápida. Está abierta al tráfico, pero la carretera es tan ancha, el firme está en tan buen estado y la visibilidad es tan buena que lo suyo es ponerse en el centro de tu carril y no dejar que te adelante ningún coche. 72,4 km/h pille en esa bajada, y eso que, como he dicho, yo no bajo nada bien. 


De repente, por sorpresa, porque yo no tenía muy claro donde exactamente se tenía que hacer, apareció el giro a la izquierda para rodear el pantano que precede a la subida de Hoz de Jaca. Aprovecho para tomarme un último gel, un Isostar Gel Energy de limón, y sin dejar de apretar el ritmo afronto las primeras rampas de Hoz de Jaca.

Lo de apretar el ritmo en realidad se acabar muy rápido. ¿qué serán, 200 metros? Enseguida el desnivel te pasa del modo "aprieto en el repecho" al "ritmo de supervivencia". A pesar de todo, mi ritmo de supervivencia era más alto que el de la mayoría de los ciclistas que estaban a mi alrededor y eso hacía que me subiese haciendo eses para adelantar a mis "compañeros de fatigas".

En Hoz de Jaca había bastante gente animando y debido a lo estrecha que es la "carretera" se siente más la cercanía del público. Eso, sumado a la tensión de los últimos esfuerzos, hace que, para mi, fuese la parte más bonita de esta Quebrantahuesos.

Coroné Hoz de Jaca y antes de iniciar el descenso tuve tiempo de echar un vistazo rápido al pulsómetro. 6 horas 30 minutos. Me quedan unos 25 kilómetros. Tendría que hacer una media de unos 50km/h para poder hacer menos de 7 horas. El terreno era favorable, pero no me pareció que fuese posible.

Pero yo no quise tenerlo en cuenta. Cabezón que es uno...

No puedo decir que bajé muy rápido porque la bajada de Hoz de Jaca es peligrosa (además este año noté que no habían puesto colchonetas en las curvas más peligrosas); pero además de peligrosa es también muy corta por lo que enseguida te encuentras a la altura del pantano otra vez.

Y aquí pasan tres o cuatro cosas muy seguidas. Primero ruedas por encima de la presa, lo cual tiene su punto. Inmediatamente después entras en un tunel y como llevas gafas de sol puestas no ves nada; sigues de frente pedaleando con la esperanza de que en el suelo no haya nada que te pueda hacer caer. Nada más salir del tune te toman el tiempo (ahora mismo no estoy del todo seguro de si es antes o después del tunel). Y unos metros después, sin anestesia, aparece una rampa corta, pero dura, que te incorpora de nuevo a la carretera general.

Cuesta ese cambio de ritmo; y se nota en lo atrancados que subimos todos. Yo trato de bajar piñones para coger cadencia y ritmo. Ritmo de samba.

Enseguida se forma un grupo de unos 20 ciclistas. Todos parecen con la adredalina a tope. Unos gritan consignas tratando de que se organicen relevos, todos quieren apretar en estos kilómetros y todos sabe que un grupo organizado es lo mejor.

Pero que un grupo haga relevos correctamente require coordinación y cierta experiencia de todos los ciclistas; como muy bien sabemos en el Pakefte es más complicado de lo que parece. Como no podía ser de otra manera el resultado es un tanto caótico. Relevos que más que relevos son ataques, el que da un relevo y que una vez en cabeza reduce su velocidad por debajo de la que llevaba el grupo, cosa que automáticamente provoca otro relevo-tirón que vuelve a estirar el grupo y a poner a todos al límite. Rodamos a mucha velocidad si, pero no estamos siendo eficientes.

A muchos ciclistas les cuesta entenderlo, pero la forma de rodar rápido en grupo requiere que cuando vas a rueda del pelotón vayas recuperando de manera que cuando te toca el relevo puedas mantener la velocidad el grupo; y es en el tiempo en el que ruedas en cabeza cuando te exprimes, pero el resto del tiempo no pasa nada porque sientas que puedes dar más, es cuestión de esperar a que te vuelva a tocar el turno. La carretera es muy larga y hay mucho tiempo para cansarse.

Por suerte los kilómetros van poniendo las cosas en su sitio y el ritmo exigente, los tirones y los kilómetros acumulados empezaron a hacer mella en muchos ciclistas que pasaron de mostrarse eufóricos a preferir dejar que los guiasen. Este tramo de carretera tiene su complicación. Pica para abajo, pero tiene un par de repechos, el viento, por segundo año consecutivo (en el año 2010 no recuerdo si había viento o no) soplaba de la derecha ligeramente de cara, no era mucho, pero se notaba. Yo, interesado en llegar lo antes posible, había entrado en los relevos tratando de hacerlo lo mejor posible. A mis relevos les siguieron otro par de relevos bastante buenos de otros dos ciclistas y al poco ya estaba claro que éramos tres los que tirábamos del grupo.

Nuestros relevos no eran equilibrados. Uno de los ciclistas daba relevos más largos, el otro un poco más cortos y yo daba los relevos más cortos de los tres. Trataba de ayudar lo más posible pero tampoco estaba yo para tirar cohetes. De hecho cuando ya estábamos llegando a Sabiñanigo le tuve que gritar a los otros dos que no podría dar el relevo que me tocaba y me tuve que acoplar a su rueda y conformarme con aguantar el ritmo. 


Justo antes de entrar en Sabiñánigo la carretera hace un giro hacia la izquierda y el viento que soplaba de cara por la derecha pasa a soplar de culo. Momento que aprovecharon dos ciclistas para saltar del grupo "atacando" de cara a "ganar" el sprint. 


Los dos ciclistas que habían hecho relevo conmigo y que rodaban en cabeza en ese momento les chillaron enfadados. Tal fue la cosa que los dos que habían saltado aflojaron el ritmo y se pusieron ellos en cabeza del grupo a rodar.

Pero ya habíamos llegado. Es una cuesta abajo, un giro de 180 grados y te quedan unos 200 metros ligeramente cuesta arriba para acabar. Esprintas con lo que te queda y cuando oyes el pitido de que te han tomado tiempo te sientes liberado. Es el momento de poner el plato pequeño, bajar piñones y recuperar el aliento.

Saco el pulsómetro y veo que marca 7 horas y 5 minutos. Sabía que lo había puesto en marcha cuando empezamos a movernos, unos minutos antes de que me tomasen el tiempo oficial, pero también sabía que no habían sido 5 minutos antes. No había podido bajar de las 7 horas, pero no pasa nada. Mejorar mi tiempo del año pasado en 45 minutos lo hubiese firmado antes de la salida. Además, así ya tengo fácil un objetivo para el año que viene ;-)


Dicen que es de oro, pero después de morderla yo creo que oro no es
Los números de la ruta:
  • Kilómetros: 200.00
  • Tiempo rodando: 6:59:52 (en 2011: 7:35:30)
  • Tiempo total: 7:05:08 (en 2011: 7:48:07)
  • Tiempo parado: 00:5:17 dos veces a mear y una tercera vez a llenar los botellos y a mear. Dificilmente podré parar menos. (en 2011: 00:12:37)
  • Velocidad media: 28.5 km/h (en 2011: 26.20 km/h)
  • Velocidad máxima: 72.4 km/h (en 2011: 77.8 km/h)
  • Pulsaciones medias: 141 ppm (en 2011: 135 ppm) pues va a ser que no hice el mismo esfuerzo...
  • Pulsaciones máximas: 167 ppm (en 2011: 163 ppm)
  • Calorías consumidas: 5.118 Kcal (en 2011: 5.332 Kcal). ¡Que raro es esto! Más pulsaciones medias pero he consumido menos calorias. Yo no lo entiendo.
  • Link a Strava: app.strava.com/rides/11607939
Datos de los organizadores:
  • Tiempo total: 7:02:40 (en 2011: 7:48:07), 00:45:27 menos que el año pasado
  • Tiempo en la Marie Blanque: 3:25:38 (en 2011: 3:59:42) 00:34:04 menos que el año pasado
  • Tiempo en Hoz de Jaca: 6:30:24 (en 2011: 7:13:52) 00:43:28 menos que el año pasado
  • Velocidad media: 29.0 km/h (en 2011: 26,28 km/h)
  • Dorsal: 9154 (en 2011: 9044)
  • Categoría: E (35 a 44 años), igual que el año pasado
  • Posición general: 1.770 de 7.588 que empezaron y 7.293 que acabaron (en 2011: 3.334 de 8.715) he mejorado 1.564 puestos.
  • Posición en mi categoría: 838 (en 2011: 1454 de 3386)
Análisis de la señorita pepis:
  • De los 45 minutos que he mejorado este año, 34 de ellos los gané en la primera mitad del recorrido, en el control de tiempos de la Marie-Blanque.  Yo creo que mucho ha tenido que ver el haber cogido grupos rápidos tanto a la salida de Sabiñánigo como entre Somport y Escot. 
  • Si a esto le sumamos que mi sensación de esfuerzo fue similar a la del año pasado y le restamos los 7 minutos menos que he parado este año se ve claramente lo importante que es salir lo más adelantado posible para hacer buenos tiempos.
  • Este año he parado 00:5:17, dos veces a mear y una tercera vez a llenar los botellos y a mear. Como no pienso aprender a mear en marcha va a ser dificil que pueda parar menos en futuras ediciones.
  • La clave para mejorar tiempo creo que estaría en el Portalet. Es decir que tendría que entrenar a subir un puerto de 28 kilómetros cuando tenga 125 kilómetros en las piernas. Pues va a ser difícil poder entrenar esto en Inglaterra.

A cuidarse
Javier Arias González