sábado, 29 de septiembre de 2012

Mañana salimos, de Jean Bobet

Mañana salimos - Jean Bobet
Segundo libro editado por Cultura Ciclista que leo y segundo libro que me encanta.

La cosa fue así.

Entro en la página del libro en la web de Cultura Ciclista.

Me entero de que Louison Bobet ha sido el primero en ganar tres Tours de Francia seguidos. Yo no sabía quien era Louison Bobet. Su nombre me sonaba, seguramente debe de aparecer en el libro Plomo en los Bolsillos que acabé hace unas semanas, pero no sabía quien era (así de pobre es mi conocimientos de la historia del ciclismo)

Me entero de que Louison tenía un hermano, Jean, que también había sido ciclista profesional.

Jean Bobet escribía esto sobre su obra:
“Mañana salimos”. Con estas palabras mi hermano Louison y yo nos dábamos cita, todos los días cuando éramos corredores, solamente los sábados cuando ya no lo éramos. Montamos en bici hasta sus últimos días porque incluso entonces, sobre todo entonces, era cuando nos entendíamos mejor. Siempre tuvimos necesidad de bicicleta.
La expresión "mañana salimos", me evocó cuando los sábados por la noche preparo mi equipación ciclista porque el domingo salgo, la certeza con la que los sábados y los domingos "se sale" cuando estoy en Asturias. Este simple párrafo y la evocadora foto de la portada fueron razón suficiente para animarme a leer el libro.

Y ne encantó. Así de sencillo. ¡Me enganchó! No podía dejar de leerlo. ¿sabes cuando tienes un libro y no puedes dejar de leerlo? ¿cuando te da pena que se acaben sus páginas? ¿cuando sabes que volverás a leerlo? Eso es lo que ha provocado este libro en mi.

Evita el libro caer en el relato biografico de cualquiera de sus dos personajes principales y se centra más en la crónica de una época dorada del ciclismo magistralmente contada por alguien que la vivió en primera persona. Y eso justamente es lo que engancha. Está tan bien escrito, el autor destila tanto amor por el ciclismo y su posición en los acontecimiento ses tan privilegiada que cualquier aficionado al ciclismo disfrutará leyéndolo.

El libro lo podéis comprar en la página de Ciudad Ciclista, cuesta 13,5€ gastos de envío en España incluidos.

******************************

Dejo aquí algunos párrafos que me han gustado:

"La falta de inclusión o de reconocimiento del ciclismo en el deporte universitario explica la dificultad, y también, hay que confesarlo, la pobreza de su reclutamiento. La escuela y el instituto enseñan, o por lo menos favorecen, la práctica de los deportes colectivos de pelota, como el fútbol, el rugby, el balonmano, el baloncesto y el voleibol. A veces estimulan los deportes individuales, como el atletismo, la esgrima o el judo, más raramente el boxeo. Todas estas disciplinas son fácilmente supervisables porque se desarrollan sobre terrenos de juego bien delimitados y no requieren ningún instrumental particular. Las carreteras peligrosas y los materiales onerosos suponen obstáculos para una enseñanza tradicional del ciclismo de carretera." Una reflexión que creo que compone un acertado diagnóstico de los motivos por los cuales el ciclismo de carretera nunca será un deporte mayoritariamente practicado y, por tanto, seguido.

"Creo sinceramente que la ausencia de pasarelas entre los estudios y la bicicleta priva al ciclismo de una efervescencia mental e intelectual que le vendría muy bien. al acabar el instituto ya es demasiado tarde y demasiado difícil. Demasiado difícil porque, si al fútbol o a rugby se juega, el ciclismo se hace. Un matiz importante. erde un balón no es más que un error que el siguiente balón hace olvidar. Un desfallecimiento en una subida es una condena que la subida siguiente no hará sino confirmar. Es tan duro que a los 18 años es demasiado tarde para introducirse en él. Así que los universitarios se quedan fuera de circulación. Es así como los pelotones se ven privados de maestros, de profesores y, en general, de profesionales liberales.". Que cierta es la importancia de ese matiz (por cierto, yo empecé a montar en bicicleta a los 34 años).

Me encantaron las dos páginas y media que dedica a responder a la pregunta "Qué tiene de placentero la bicicleta?". La voluptuosidad. Yo no habría utilizado esa palabra, pero en la explicación que da retrata un estado que reconozco haber sentido sobre la bicicleta.

Es buenísima su descripción de las sensaciones de un campeón frente al declive físico. No voy a copiar aquí las dos páginas (177 y 178), pero me parece mágico leerlas y creer entender perfectamente que es lo que pasa por la mente y los cuerpos de los campeones cuando se tiene que retirar.

"En nuestras salidas dominicales arreglamos el mundo." Ese soy yo saliendo con los amigos de Madrid o con el grupo de Asturias. Eso es lo que tiene la bicicleta, un deporte que se puede practicar mientras hablas con tus compañeros.

A cuidarse
Javier Arias González


Publicar un comentario