domingo, 12 de mayo de 2013

Severn Across 400 - Español

Severn Across 400
3:45am y hora de levantarse

Me había costado dormirme. Este iba a ser mi tercer 400, el último que había hecho, el Hailsham 400, había sido hace dos años.

En mi opinión los 400 son los brevets más duros, más incluso que los 600. En un 600 tienes tiempo para parar y dormir, pero en un 400 acabas rodando 24 horas seguidas; eso son un montón de horas en la bicicleta y muchas de ellas las ruedas con sueño (yo no tomo cafeína). Era inevitable que la perspectiva no me dejase dormir la noche anterior.
Impresionante desayuno
Ensalada de pasta, muesli con leche y cola cao con galletas. Desayuno en tres etapas a las 4:00 de la mañana. Haciéndole saber al cuerpo que el día iba a ser especial.

El community center de Chalfont St Peter
En el community center de Chalfont St Peter alguien comentó que el viento era del oeste y eso significaba que sería mayormente de cara en la primera mitad y mayormente de culo en la segunda mitad. Un trato que yo nunca hubiese firmado, pero estaba claro que yo no tenía voto en ese tema.

El plan era el mismo plan que tengo para todas las brevets de este año. Rodar los primeros 200K lo más rápido posible para entrenar para la Quebrantahuesos y después sobrevivir el resto de la ruta para entrenar a mi cuerpo a rodar cuando está cansado para la Londres-Edinburgh-Londres (1.400Km en menos de 4 días).

A las 6 en punto unos 40 ciclistas nos pusimos en marcha. Muy pronto me encontré rodando a muy buen ritmo y, además, que el monitor del pulso no funcionaba. 30km/h en la primera hora y 30km/h en la segunda, para cuando llegamos al primer control (km 72) mi velocidad media era de 28.8km/h, no estaba mal.

El primer control era en un café por lo que me sentí obligado a tomar algo. Me pedí un chocolate caliente. Por suerte no estaba muy caliente por lo que enseguida ya estaba en marcha.

El siguiente control era en el km 145.5 y llegué a las 11:30, lo que significa que había rodado a más de 26km/h incluyendo paradas. Ese es un ritmo muy alto para una brevet. El control estaba otra vez en un cafe por lo que, otra vez, me pedí un chocolate caliente y un scone. El chocolate estaba muy bueno, pero el scone era el mejor scone que me había tomado en mi vida. Estaba buenísimo. Tomé nota mental del sitio para tenerlo en cuenta en el futuro, Bay Tree teashop en Tewkesbury
El mejor scone que me he comido
Estaba disfrutando de mi scone cuando vi que tenía una llamada de la oficina. Algo había ido mal en uno de nuestros sistemas y me preguntaban si podía echar un vistazo. Estooooo, pues va a ser que no, estoy rodando 400K, ahora mismo en medio de la nada y no pienso acabar hasta la madrugada, vas a tener que llamar a otro. Supongo que debió sonar demasiado irreal para ser una excusa inventada.

El siguiente control era en el Km 186.5 era un info control, teníamos que tomar nota de la distancia a Coleford desde un determinado cruce. Pero cuando llegué al cruce vi que había dos ciclistas parados, reduje mi velocidad para ver si necesitaban algo, pero me di cuenta que estaban simplemente hablando por lo que seguí mi camino. Claro que un kilómetro más tarde caí en la cuenta que ese era el control y que estaban escribiendo la respuesta. Reduje mi velocidad para dejar que me alcanzasen y cuando llegaron a mi altura les pregunté la respuesta (9 millas). "Hacer trampas" está permitido para evitar tener que rodar hacía atrás, incluso aunque sea un sólo kilómetro.

Sólo 32K para el siguiente control en el kilómetro 218.4 pero fueron intensos. Para empezar empezó a llover con mucha fuerza. Luego lo dí todo hasta el kilómetro 200 donde marqué tiempos (7:44 sin incluir paradas, voy a necesitar un milagro para reducirle a ese tiempo 45 minutos en la misma distancia, pero añadiendo 1.700 metros más de desnivel, en la Quebrantahuesos). Y luego, en los últimos 18km me arrastré en cada cuesta que me encontré en la carretera. Estaba vacío.

Empapado, cansado, con frío y hambriento. Una ensalada de pasta, doritos, patatas fritas, una barra de chocolate, un plátano, zumo de naranja y 1,5 litros de agua me ayudaron a llenar el buche. 30 minutos de parada me ayudaron a recuperar un poco las piernas. Una conversación con un compañero de ruta que me confirmó que íbamos a tener viento de culo una vez cruzásemos el puente me ayudó a recuperar el ánimo. Me quedaban 200 kilómetros...

Comida rica en calorías, no apta para dietas
Muy, muy, muy despacio me dirigí al puente de Severn. Ahora brillaba el sol y una rampa que en condiciones normales ni siquiera citaría casi me mata. Sin aliento y sudando llegué a la cima y pedaleando suavemente crucé el puente disfrutando de las vistas.

El puente de Severn al fondo
Y todos tenían razón. Unos kilómetros después del puente la ruta giró a la izquierda y el viento empezó a dar de culo.

¡¡¡Aleluya!!! Yo rodaba muy despacio, sin hacer esfuerzo, pero el viento me empujaba y mi velocidad media era muy decente. Por supuesto en el momento que la carretera se inclinaba lo más mínimo tenía que meter plato pequeño y el 28 para arrastrarme a 10 km/h, pero la carretera era suficientemente llana para una buena velocidad. Del kilómetro 200 al 300 tardé 4:12, casí 24 km/h. Una pena que lloviese, otra vez con mucha fuerza, en los últimos kilómetros hasta el siguiente control (314K) (me encanta cuando los controles están separados unos de otros, ayuda a reducir el número de paradas)

Este control era en una gasolinera. Otra vez empapado, otra vez helado y ahora más cansado. Hora de comerme el resto de la ensalada de pasta, otro chocolate caliente, otro zumo de naranja y un pastel. Dentro hacía calor, pero fuera hacía frío, estaba oscuro y llovía. Otros 30minutos de parada y cuando me estaba preparando para ponerme en marcha casi me pongo a llorar. No quería salir.

Pero, de repente, un milagro. Fue subirme a la bici y paró de llover. El viento también paró, pero ese era un buen trato. Me quedaban 100Km rodando en la oscuridad. Eran las 20:30, calculaba que llegaría sobre la 1:00 am.

Los últimos 100 kilómetros eran mayormente llanos. Todavía apareció de vez en cuando una colina que hizo que me arrastrase, más cuando el 28 se negó a entrar más, pero en general conseguí mantener un buen ritmo a pesar de tener las piernas vacías y estar rodando de noche. Por desgracia en un descenso metí la rueda delantera en un bache. Fue un impacto muy fuerte, incluso me hizo daño en los brazos pero parece que la bici estaba bien. Seguí rodando unos 200 metros hasta que me di cuenta que la luz había dejado de funcionar. Me paré y vi que el dinamo se había desconectado, cuando estaba conectando el dinamo oí que la rueda se desinflaba y cuando fui a coger la bomba me di cuenta que no estaba en el cuadro de la bici, seguramente había saltado por la fuerza del bache que había cogido. ¡Qué rápido pueden torcerse las cosas!

Caminé hacia atras pero no encontré la bomba. Por suerte otro ciclista llegó y se paró a preguntar si necesitaba algo. Me dejó su bomba y en enseguida estaba dispuesto para ponerme en marcha. Me preguntó si quería que me esperase por si tenía otro pinchazo pero le dije que no, había muchos ciclistas por detrás, si tenía otro pinchazo era sólo cuestión de esperar al siguiente. Al poco de ponerse en marcha le oigo chillar "¡encontré la bomba!". Mira que suerte; aun así, lección aprendida, la bomba en la bolsa, no en el cuadro.

Me llevó 4:24 del kilómetro 300 al 400. Nada impresionante, pero tampoco estaba tan mal. Ya estaba llegando.

Y de repente el Garmin 800 se apagó. Intenté encenderlo pero no se encendía. Empezaba a cargar los mapas pero se volvía a apagar. Sabía que no era la batería porque el dinamo lo alimentaba. No me preocupaba por la navegación, aunque el Garmin es muy cómodo, especialmente de noche, pero me fastidiaba estar perdiendo datos. Odio cuando se pierden datos de una ruta.

Y llegué al community center de Chalfont St Peter, era la 1:00 am. Estaba realmente muy, muy cansado. Pienso que es el brevet al que llegué más cansado, incluida la París Brest París. Pero estaba contento. Había rodado 400Km en 19 horas, 4 horas y media más rápido que mi 400 más rápido. En los brevets no se trata de correr y esta claro que haber apretado en los 200 kilómetros y la suerte de haber sido rescatado por el viento en el tercer cuarto habían ayudado, pero, hey, unos buenos números siempre quedan bien.

Happy finisher
Me tomé un vaso de leche y un par de galletas y enseguida me volví a casa. Dejé la bicicleta en el coche, me pegué una ducha rápida, otro vaso de leche y a las 2:30 ya estaba listo para dormir. Todavía tuve tiempo para plantearme si mi estrategia será muy inteligente para el próximo fin de semana (600K con 8.300m de desnivel) y recordar que tengo que asegurarme de que el 28 vuelve a entrar para esa ruta; 0,0001 segundos después estaba dormido.



Número, números, números:
  • Kilómetros: 413.14
  • Desnivel: 3,884 pretty flat ride
  • Vel media en movimiento: 25.04 km/h
  • Vel Max: 67.9 km/h
  • Tiempo total: 19:00:00
  • Tiempo en movimiento: 16:29:47
  • Tiempo parado: 2:30:13
  • Vel media global: 21.74 km/h
  • Calorías consumidas: 9,600
  • Frec cardiaca media: --
  • Frec cardiaca max: --
  • Cadencia media: 79
  • Cadencia max: 202 (que obviamente es un error)
  • Potencia max: 626
  • Potencia normalizada: 196
  • Mi bicicleta tiene 22,084.3 km
  • Link to Strava: http://app.strava.com/activities/53843346
A cuidarse
Javier Arias González
Publicar un comentario